Menu



El MBA de la escuela de negocios de la Universidad de Oxford por dentro

Profesores y alumnos argentinos de Saïd Business School comentaron en una charla con potenciales postulantes los detalles de la maestría.

 

Saïd Business School, la escuela de negocios de la prestigiosa Universidad de Oxford, reunió en un reconocido hotel porteño a un grupo reducido de alrededor de 25 jóvenes profesionales, para presentarles el panorama de cómo será la próxima edición de sus programas de MBA.

Se trató de una convocatoria pequeña y no muy difundida, a potenciales candidatos que ya habían expresado su interés en los programas que ofrece la escuela británica.

Tras una breve recepción, les dio la bienvenida el profesor Oren Sussman, experto en finanzas -especializado en deuda pública, crisis financiera- y profesor de Saïd Business School, quien viajó especialmente a Buenos Aires para la ocasión.

¿El objetivo? Brindar en principio una especie de "preview" de cómo son las clases en la mencionada maestría, para luego meterse de lleno en los datos sobre el MBA que necesitaban conocer los potenciales aplicantes.

La "clase" que pudieron presenciar los asistentes al evento fue sobre deuda pública a nivel mundial, que según sostiene Sussman, viene creciendo desde los '70 a "niveles históricos para tiempos de paz". Aseguró además que esto tendrá implicancias para la economía del futuro, que ya se están viendo en países como el Reino Unido o España.

¿Para qué una clase sobre deuda? Se trató de un ejemplo de cómo "generalmente sabemos mucho de nuestro tema pero a veces necesitamos saber más que ese angosto camino que es lo que conocemos", dice Sussman.

"Es necesario pararse a pensar en cosas en las que usualmente no pensamos", repitió el catedrático, y afirmó que esto es precisamente lo que pretende hacer el MBA de Saïd Business School, sacar a los alumnos de su zona de confort.

¿Qué más pueden encontrar los estudiantes que logren la deseada aceptación de parte de la escuela de negocios de Oxford? Sobre todo, un grupo de compañeros altamente diverso y multidisciplinario.

El 95% de los participantes de este programa no son originalmente del Reino Unido. Asimismo, en promedio tienen 28 años de edad y seis de experiencia laboral, número que se eleva en ambos casos para la versión ejecutiva del MBA.

La tasa femenina del alumnado es similar a la que se encuentra en todas las maestrías de negocios: 31% en promedio.

Otro punto en común: la mayoría de ellos no oculta su intención de poder quedarse trabajando en Europa una vez obtenido el título. Y según los datos de Saïd, alrededor de un tercio de los alumnos internacionales de MBA permanecen en el Reino Unido una vez terminado el programa.

Esa posibilidad ocupó en más de una ocasión los espacios de preguntas que los interesados argentinos hicieron tanto al profesor como a Rodrigo Tosti Ibáñez, un profesional local graduado de la maestría británica que se acercó al evento para compartir su experiencia y aclarar las dudas que pudieran surgir sobre la "vida extracurricular" que ofrece Oxford.

Por su parte, destacó la posibilidad de almorzar todos los días o ir a tomar algo con los compañeros de clase en edificios que datan de hace cientos de años, y que inspiraron también los escenarios en los que transcurrieron las películas de la saga de Harry Potter.

También resaltó la importancia de los Colleges, las instituciones a las que pertenece cada uno de los alumnos que cursan en Oxford, y que permiten sociabilizar no solo con personas de todo el mundo sino también con gente de otras carreras e intereses.

Como era de esperarse, otra de las preguntas que primaron entre los estudiantes fue la de cómo acceder a pagar el costo de este prestigioso posgrado, que para el próximo ciclo será de alrededor de 50.200 libras esterlinas.

Ese mismo día a fines de diciembre, había sido el elegido por el Ministerio de Hacienda y Finanzas que conduce Alfonso Prat Gay para anunciar el fin del "cepo cambiario". De un día para el otro,girar el monto para abonar la matrícula de un máster en el exterior al valor oficial se volvió más caro.

A la vez, la apertura del mercado de divisas permitirá resolver otros problemas que encontraron los alumnos en los últimos años cuando quisieron emigrar por estudios. Por caso: se permitía enviar el dinero en moneda extranjera para pagar por un programa educativo desde Argentina, pero no para abonar el alojamiento y los planes de comida que muchas veces las propias universidades requieren tener por adelantado para la inscripción.

Tampoco se podía girar al tipo de cambio oficial el dinero para repagar la deuda en el exteriorque los estudiantes muchas veces contraen para acceder a estos programas.

Para darle la oportunidad a los mejores, Saïd invirtió en 2014 más de 1,2 millones de libras esterlinas en becas. Pero no conseguir financiamiento del 100% para el programa elegido tampoco es una "sentencia de muerte" a la idea de cursar una maestría en el exterior.

Para educación superior, la mayoría de las becas disponibles no son totales. La mejor opción, según recomiendan los expertos, es complementarla con un "combo" que combine algún tipo deahorro propio o crédito para estudio de entidades bancarias, asistencia de parte de la empresa en la que se desempeña el candidato, entre otras opciones.

Incluso Tosti Ibáñez, al transmitir su experiencia a los interesados argentinos, comentó que debió integrar algunas de estas variables para trasladarse a Inglaterra con su joven familia y transitar el año que dura el programa. Quiso dejar en claro que superar este reto es posible, y que sin dudas la experiencia "estuvo a la altura de las expectativas".

Claro que el dinero no lo es todo. Como toda escuela de elite, Saïd se da el lujo de elegir a quién entrega sus contadas vacantes. ¿Qué buscan? "El estudiante de MBA ideal es aquel con elbackground suficiente, que tiene un entendimiento de dónde está y a dónde quiere llegar", sintetizó Sussman.

After hours
Luego de esta introducción formal, la reunión se movió a un ambiente más distendido, con tragos y tentempiés para degustar, en un encuentro que prosiguió casi hasta las diez de la noche.

En ese marco, el académico se brindó a conversar con este medio acerca de las diversasrestricciones que en los últimos años se impusieron en el Reino Unido para que las universidades promuevan la llegada de alumnos extranjeros, luego de descubrirse situaciones de migraciones fraudulentas en otras instituciones.

"Cuando yo llegué a Inglaterra, pensé que era el mejor país del mundo para ser inmigrante", dijo Sussman, quien es originalmente de Israel. Sin embargo, se mostró confiado en que se trata de una situación pasajera: "El Reino Unido seguirá necesitando profesionales extranjeros".

Por último, Tosti Ibáñez se mostró muy contento con los resultados que tuvo el encuentro de Saïd en Buenos Aires: "Creo que pudimos aportar a la reflexión de las personas que vinieron. De hecho, después del evento tuve contacto con cinco personas que asistieron, y que quieren avanzar con la aplicación, o que van a viajar para conocer Oxford".

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.iprofesional.com/notas/226056-El-MBA-de-la-escuela-de-negocios-de-la-Universidad-de-Oxford-por-dentro

pymesyemprende

Sitio que colabora en el desarrollo y crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

Sitio Web: www.pymesyemprendedores.com.ar/ Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
volver arriba

Comentarios