Menu



5 consejos financieros para emprendedores

Emprender un negocio propio es una de las vivencias más emocionantes y arriesgadas. La posibilidad de tomar decisiones por cuenta propia, llevar adelante las ideas personales y alcanzar aquellos objetivos tan esperados, constituyen algunas de las experiencias que se atraviesan al iniciar un emprendimiento.

En este sentido, es importante tener en cuenta ciertas pautas que pueden ser muy útiles para no cometer errores innecesarios. A continuación, ofrecemos un listado con algunos consejos financieros para estas ocasiones:

 

1. Planificar

La planificación es un punto clave antes de elegir la idea del negocio que quiere llevar adelante. De esta manera podrá conocer la rentabilidad de su emprendimiento y hacer un presupuesto estimativo para comenzar a desarrollarlo. Es muy importante saber de antemano cuáles serán los costos de inversión y estimar aproximadamente en cuánto tiempo lo recuperará. Asimismo, si necesita solicitar algún crédito; existen muchos prestamos inmediatos que seguramente le servirán para comenzar con su negocio lo antes posible. Los créditos con baja tasa son una buena idea para darnos un impulso inicial y poder crecer a partir de allí.

 

2. Establecer objetivos claros

 

Cuando nos encontramos en la primera etapa, es usual perder mucho tiempo pensando en el concepto. Establecer metas medibles y plazos reales desde el principio y hacer un seguimiento a los progresos a lo largo del camino es algo que nunca debemos olvidar.

 

3. Separar las finanzas del negocio de las finanzas personales

 

Confundir los ingresos y egresos de su negocio con los gastos personales y del hogar es un error muy común, pero que es necesario evitar. Esta práctica es letal para la administración de un negocio e incluso puede propiciar que se tome dinero de la empresa para hacer gastos personales, cuando en realidad se trata de un recurso que debería reinvertirse. Por ejemplo, es recomendable asignarse un sueldo fijo y no extraer del negocio más que lo estipulado. De esta manera, será más fácil llevar las cuentas y no gastar más de lo necesario. Ante todo se debe aprender tanto de finanzas personales como de las empresariales.

 

4. No apresurarse

 

Crecer es una decisión complicada y no exenta de riesgos, aunque también de oportunidades. Para abordar un proceso de crecimiento es necesario que tenga un modelo de gestión muy definido, estable y fiable, y que lo acompañe una clientela afianzada, mostrando capacidad para mantener o mejorar su cifra de negocio con los mismos patrones de calidad. Además, multiplicarse implica financiación, recursos humanos y mayores dificultades de gestión, con lo cual es recomendable  planificar los saltos con paciencia para avanzar de manera orgánica.

 

5. Invertir en conocimiento

 

Invertir en su educación tanto para mejorar los negocios como para aprovechar sus frutos y generar un patrimonio es un aspecto muy importante. Capacitarnos constantemente en nuestra área, sobre todo si nuestro negocio estará en Internet es clave para brindar el mejor servicio entre los competidores. Pero así como hay que buscar herramientas para mejorar nuestras habilidades de nuestro nicho, también hay que hacerlo para nuestra educación financiera. Aprender a ahorrar en cuanto recibimos las ganancias, hacer presupuestos, generar fondo de emergencia, usar el crédito responsablemente, manejar nuestros riesgos y familiarizarnos con la inversión, son cuestiones básicas para la estabilidad y supervivencia  de nuestro negocio.

pymesyemprende

Sitio que colabora en el desarrollo y crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

Sitio Web: www.pymesyemprendedores.com.ar/
volver arriba

Comentarios