Menu



Muchos Principios

¿Qué le pasó cuando vió las listas de candidatos de cara a los comicios de octubre? ¿No se sintió como afuera de todo? Y si no tuteo en mi perorata es porque para sentirse así hay que haber pasado unas cuantas elecciones.

 

 

Algunos acercamientos por demás sorprendentes, el intendente de Tigre como la gran estrella, dando un sí rimbombante como si se tratara del mismísimo salvador pero si hasta ayer nomás estaba con los romanos. Los mismos rostros de siempre, el oficialismo nacional mandando al cadalso a dos figuras que han ejercido la fidelidad y llegan así a la máxima expresión en términos de consecuencia con el modelo.

Tengo la presunción de que en la estrategia de alianzas no se pensó en nosotros. Digo, cuando se invitaron a aliarse, la estrategia ha sido electoral, para ganar las elecciones, no tuvo que ver con clarificarnos a nosotros lo que juntos piensan hacer. La consigna general parecería ser ponerle frenos a las iniciativas del oficialismo, ¿a todas?, porque si es así no quiero, ¿a cuáles?, no se sabe che, a ganar bancas en el congreso y después sí, ¿eh?, ¿pero no pasó eso ya?

Oponerse a la reelección está muy bien, si el oficialismo no ha generado entre sus filas un candidato de estatura electoral será porque el verticalismo es más fuerte que la militancia. ¿Qué tanto aman los oficialistas a su líder?, cualquiera sabe que las presiones que soportan los primeros mandatarios son insoportables, irse a dormir todas las noches con la carga del destino de cuarenta millones es un disparate, ¿que son distintos?, sí, pero humanos al fin, sería lógico que quienes dicen amarla promovieran su no postulación.

Ella misma ha expresado no pocas veces en sus muchos discursos, que los hombres y mujeres estamos de paso, es verdad que tal vez se refiera a la finitud existencial, tal vez no se perciba allí arriba que no debería hacer falta morirse para que otro ocupe su lugar, tal vez arribando a ciertas alturas se pierda la noción y se crea uno imprescindible, andá a saber.

Nuestra Constitución Nacional tolera dos períodos consecutivos de cuatro años cada uno y luego a esperar cuatro si quiere postularse para un tercero, yo eliminaría esta segunda parte y agregaría que, quien haya ejercido durante dos períodos la máxima investidura, no podrá ocupar jamás un cargo público.

Promovería todas las normas que atiendan a la necesidad imperiosa del recambio, eso sería de verdad incentivar la militancia, una militancia aspirante. Sería otra forma de fomentar la equidad, que no sea un pecado políticamente mortal pertenecer al partido que gobierna y expresar la aspiración de ser candidato a presidente, que esa manifestación no signifique sacar los pies del plato y mucho menos traición.

Desde los foros más académicos, pasando por mis charlas de café y también desde las más estúpidas disquisiciones televisadas, se ha coincidido en que los primeros períodos han sido siempre los mejores: “el primero de Perón, ese sí que fue bueno” se le oye decir incluso al gorilaje; “los primeros años de Alfonsín, muy buenos, pensá que a los dos años ganó las legislativas con más del 50%”, dicen varios; “el primero del Turco fue bueno pero después se desbandó”, aseveran propios y extraños; “los cuatro de Néstor”, bien ponderan casi todos y mucho más desde que dejó de estar entre nosotros; “el primer gobierno de Cristina estuvo bueno”, reconocen aún los contreras militantes.

¿Cuándo nos daremos cuenta de que no nos convienen las segundas partes y menos las terceras?, Borges dice por allí (en el Inmortal, creo) que si fuésemos infinitos a todos los hombres nos sucederían todas las cosas, hay que evitar las eternizaciones porque dentro de todas las cosas están también las malas y, como la historia nos demuestra que lo mejor pasa al principio de cada mandato, pues hagamos que haya muchos principios fomentando el recambio, seamos una sociedad con principios, en todos los sentidos que se le ocurran. 

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

http://www.somos-pymes.com/columnistas/arq-alejandro-calderaro/muchos-principios.html

Más en esta categoría: « Punto seguido Juego de Niños »
volver arriba

Comentarios